21 May
2018

Simon Yates se exhibe en los Dolomitas

Aún quedan seis etapas para llegar a Roma pero mucho debería cambiar el guión para…

enProfesionales porla Vangauardia
21 May
2018

Edu Prades y Euskadi-Murias conquistan el Tour de Noruega

El ciclista catalán se ha impuesto en la general de la ronda noruega tras finalizar…

enProfesionales porRFEC
18 May
2018

Viviani hace 'hat-trick' antes de la batalla del Zoncolan

El italiano Elia Viviani volvió este viernes a la senda de la victoria, alcanzando el…

enProfesionales porMarca
18 May
2018

La neerlandesa Anna Van der Breggen domina en la Durango-Durango

Anna Van der Breggen se ha coronado hoy como campeona de la Durango-Durango, la clásica…

enProfesionales porRFEC
17 May
2018

Sam Bennett, intratable en Imola

El irlandés Sam Bennett (Bora) se mostró intratable en la recta de meta del Autódromo…

enProfesionales porAFP
16 May
2018

Simon Yates desencadenado

Simon Yates volvió a dar un recital y a mostrarse como el ciclista más fuerte…

enProfesionales porMarca

Dillier: "Peter Sagan es un angel y un demonio en una sola persona"

Dillier: "Peter Sagan es un angel y un demonio en una sola persona"
08 Abr
2018

El Maillot  arcoiris de Peter Sagan (Bora-Hansgrohe) se estaba uniendo a su  grupo de supervivientes de la fuga tempranera, y Dillier tenía sentimientos encontrados acerca de mantener este tipo de compañía en este tipo de situaciones.

Incluso mientras caminaba por la zona mixta después de colocarse segundo detrás de Sagan en un sprint de dos en la pista en Roubaix, Dillier todavía no estaba seguro de si había sido una bendición o una maldición ser atrapado por el campeón del mundo.

"Con Peter, diría que es como un ángel y un demonio en la misma persona", dijo Dillier con una sonrisa irónica. "Un ángel porque trabajó conmigo muy bien, un demonio, porque si vas con él en una carrera de hombre a hombre para la línea de meta, es difícil de superar".

 53 kilómetros separaban al grupo líder de la linea de meta cuando Sagan se unió a ellos, y parecía inverosímil que cualquiera de ellos lograra mantener el ritmo con él hasta las puertas del velódromo.

Sven Erik Bystrom (Emiratos Árabes Unidos) se desvaneció rápidamente bajo el peso del ritmo de Sagan. Jelle Wallaeys (Lotto Soudal) duró bastante más tiempo, pero finalmente se sacudió con 26 kilómetros por recorrer. Solo Dillier mantuvo el ritmo con Sagan, incluso cuando el eslovaco estaba ajustando  su amortiguador sobre perseguidores del calibre de Niki Terpstra (Quick-Step Floors) y Greg Van Avermaet (BMC Racing Team).

No es que Dillier simplemente lo estuviera siguiendo. El campeón suizo, ganador el pasado fin de semana después de un intento descomunal de escapada, se había estado poniendo todo el día en cabeza de grupo, y no eludió su carga de trabajo ni siquiera en esta augusta compañía. Dillier contribuyó con su parte justa, y luego se aferró a la vida mientras Sagan buscaba presionarlo sobre los sectores finales antes de Roubaix.

"Diría que puedo convertirme en un animal cuando estoy en la escapada", dijo Dillier. "Lo mostré la semana pasada en la Coupe de France de Adelie, y hoy lo volví a demostrar. En la escapada tienes que apretar todo el día. No obtienes el beneficio del rebufo de los otros muchachos, pero estas más relajado en las secciones adoquinadas ".

Hayman inspiración
El largo día de Dillier en París-Roubaix comenzó cuando formó parte de un grupo de nueve hombres que escapó del pelotón después de una hora de carrera, y mucho antes de llegar a la primera sección de pavé en Troisvilles. Su viaje a ese punto fue más tortuoso que la mayoría. Fue contratado por BMC fuera de temporada para apoyar a Oliver Naesen en los Clásics, pero un pulgar roto en Strade Bianche parecía haber terminado prematuramente con la primavera de  Dillie

El ciclista de 27 años solo volvió a las carreras el pasado fin de semana, aunque no se consideró listo para el Tour de Flandes. Sin embargo, la victoria en la Ruta Adelie lo puso en competencia por Paris-Roubaix, y fue confirmado en la alineación después de recorrer tres etapas del Circuit de la Sarthe a mitad de semana.

"Tomé a Mathew Hayman como un pequeño ejemplo", dijo Dillier. "Se rompió el brazo cinco semanas antes que Paris-Roubaix cuando lo ganó hace dos años, así que eso siempre estuvo en mi mente. No lo hice las clásicos flamencas, pero en el último momento entre en la selección para la Paris Roubaix ".

Hayman sorprendió a Tom Boonen en el sprint en 2016, y aunque la velocidad y frescura de Sagan lo convirtieron en el gran favorito aquí, el antiguo velódromo es el Triángulo de las Bermudas de los Clásicas de Primavera, su historia salpicada de fenómenos inexplicables. Hubo el usual grito de alegría y luego un silencio familiar y ansioso cuando los dos líderes rodearon el estadio.

"Fui el primero en entrar al  velódromo, y me quedé asi todo el tiempo. Peter comenzó su sprint al mismo tiempo que pensé en comenzar el mio", dijo Dillier. "Peter aceleró más rápido y fue imposible vencerlo después de eso".

Oliver Naesen, 12º en otro día arruinado por la mala suerte, aprovechó la oportunidad para acercarse  en el centro del velódromo después del final para compadecerse con su compañero de equipo, quien todavía estaba luchando para decidir si su decepción superaba su satisfacción.

"Estoy muy contento de haber estado en posición de luchar por la victoria, y un poco decepcionado porque no logré ganar", dijo Dillier. "Aún así, estuve allí con el mejor corredor de su generación en un sprint para París-Roubaix, así que no puedo estar muy decepcionado. Espero hacerlo mejor en los años venideros".

@ciclismototal

 

Contacto

Carta al editor