14 Abr
2019

Philippe Gilbert alcanza el cielo en el "Infierno del Norte"

El belga Philippe Gilbert (Deceuninck Quick Step) cerró el ciclo de triunfos en grandes clásicas…

enProfesionales porDeia
14 Abr
2019

Janika Loiv y Pablo Rodríguez se imponen en el Gran Premio BTT Villa de El Almendro

El Gran Premio BTT Villa de El Almendro no ha podido estrenarse de mejor forma…

enBTT porRFEC
10 Abr
2019

La Selección Española Junior y Sub23, ante una nueva cita de Copa de las Naciones 2019

La Selección Española junior y sub23 de ciclismo en carretera compite por segunda vez este…

enSub 23 porRFEC
09 Abr
2019

Alberto Bettiol es el nuevo campeón del Tour de Flandes

El joven italiano Alberto Bettiol se proclamó por sorpresa vencedor este domingo en la 103ª…

enProfesionales porEl espectador
07 Abr
2019

María Martins se lleva la victoria en Noja

La ciclista portuguesa del Sopela se ha impuesto en la 3ª cita de la Copa…

enProfesionales porRFEC
29 Mar
2019

López disfruta el liderato con tranquilidad en el día de Schachmann

En un día tranquilo para los favoritos de la general y el líder Miguel Ángel…

enProfesionales porMarca
Abril 15, 2019

El Giro de Italia 2020 saldrá de Hungría

Hungría acogerá la Grande Partenza del Giro de Italia 2020.…

Peter Sagan atrapa a Gaviria el amarillo fugaz del Tour de Francia Destacado

Peter Sagan atrapa a Gaviria el amarillo fugaz del Tour de Francia
09 Jul
2018

Caída del colombiano en los últimos kilómetros que le impide disputarle la victoria al campeón del mundo. Luis León se rompe el codo y abandona

Hay días en los que los ciclistas son bolos arrollados por una bola lanzada desde una mala curva que, por mucho que lo intente, nunca derriba a todos. Siempre queda un grupito de pie. De entre ellos sale el ganador de la etapa, que en los últimos años suele llamarse Peter Sagan y goza de una particularidad: es siempre el bolo más colorido.

Se sabe que corre en un equipo porque, entre paréntesis, después de su nombre siempre se añade Bora-hansgröhe. Pero pocas veces se le ha visto con el mismo maillot oscuro que sus compañeros. Cuando no viste de arcoíris, y lleva ya tres años seguidos haciéndolo, como campeón del mundo imbatible, suele hacerlo de verde, como líder de las clasificaciones de la regularidad, y también de amarillo, como hizo el domingo, nada más terminar la segunda etapa, que ganó. Su primera victoria en el 105º Tour; la novena en los siete Tours en los que ha corrido desde que empezó en esto, a los 22 años. Y en cinco de ellos terminó de verde.

Antes de salir, cuando ya todos, ya sudorosos antes de empezar a pedalear, se quejaban del calor pesado y húmedo de la región, Patxi Vila, el director de Sagan explicaba que su chico nunca había sido un sprinter de llegadas masivas, que era como Tom Boonen, que ganaba cuando alguno de los especialistas fallaba y, sobre todo, cuando se llegaba en grupos reducidos a la meta. El sprint de La Roche-sur-Yon lo disputaron media docena de especialistas, y Valverde estaba con ellos, porque los demás estaban en el suelo, oyendo crujir sus huesos y sus maldiciones, proferidas desde el quemante asfalto en el que se habían visto sin darse cuenta a poco menos de dos kilómetros de la llegada. Uno de ellos era el fenomenal Fernando Gaviria, el único al que Sagan teme de verdad, el futuro que le borrará. De amarillo en el suelo no duró ni dos décimas de segundo. Cayó y como si rebotara se levantó y buscó rápido su bici para volver a la pelea, ya tarde.

Los equipos invierten en ordenadores y en modelos matemáticos y en tratamiento de datos y calculan las posibilidades, cercanas a cero, de que un fugado llegue a meta. Los ciclistas no se fijan en ellas. Piensan en su madre enferma, en su chica o en su chico, y todas las mañanas, con la persistencia de Sísifo, empiezan de nuevo su camino de dolor. Los aficionados se ponen en los ojos la mirada de niño con la que empezaron a adorar a los ciclistas y llenan las cunetas de suspiros cuando ven pasar a Sylvain Chavanel, un hombre en fuga, solo, al que saben condenado sin necesidad de ecuaciones. Chavanel, de 39 años, el francés que personificó el concepto tan complicado del ciclismo de dos velocidades hace más de una década, se ha cortado el pelo y se lo ha teñido de gris para parecer más viejo y para disputar su 18º Tour de Francia, más que ningún otro corredor en la historia, y se emocionó en su especie de despedida. Los aficionados le aplaudieron, y lloraron por los caídos.

No todos los ciclistas son bolos de goma que rebotan contra el suelo y se ponen en pie. Luis León Sánchez se puso de pie largos minutos después de caerse y cuando lo hizo se dio cuenta de que no podía seguir. Contra el asfalto se rompió el codo izquierdo y cuatro costillas. Tuvo que retirarse.

Luis León, el mulo de Mula como se le llamaba a principios de siglo, cuando, en la misma generación que Alberto Contador, comenzó con el profesionalismo, es un clásico del ciclismo español en el Tour cuya ausencia va a perjudicar a un danés. Hombre clave del Astana de Jakob Fuglsang, el favorito en el que solo creen en Copenhague y alrededores, fue a retirarse justamente la víspera de la contrarreloj por equipos. Su Astana, así castigado, partirá con siete corredores solo. La pérdida les dolerá.

Después de la contrarreloj, 35 kilómetros alrededor de Cholet, es probable que Gaviria, con mejor equipo que Sagan, vuelva al amarillo. El resto serán cuentas y ecuaciones.

“No tengo miedo de nada”, dijo Sagan, el que siempre queda en pie. “Bueno, sí, a veces… Pero una cosa os digo, no es más seguro el Tour con equipos de ocho corredores que con equipos de nueve. El problema no es el número, sino el ciclista”.

@ciclismototal

 

Contacto

Carta al editor