24 May
2019

Landa (3º) y Carapaz (4º), pura dinamita en el Lago Serrù

Los dos escaladores de Movistar Team muestran su poderío en la ascensión de Ceresole Reale…

enProfesionales porMovistar Team
24 May
2019

La selección española competirá en La Classique Morbihan y en el Grand Prix de Plumelec

El 31 de mayo y el 1 de junio la Selección Española élite femenina de…

enProfesionales porRFEC
23 May
2019

Caleb Ewan gana la etapa once del Giro de Italia 2019

El Giro de Italia 2019 cumplió con su undécima etapa, nuevamente, favorable para los embaladores,…

enProfesionales porRCN
21 May
2019

Demare ha ganado la Etapa 10 del Giro d'Italia, Conti sigue en Maglia Rosa

El corredor francés Arnaud Demare (Groupama – FDJ) ganó la décima etapa del centésimo segundo…

enProfesionales porGiro de Italia
14 May
2019

Carapaz ganó la 4ta etapa del Giro de Italia 2019

El ciclista ecuatoriano Richard Carapaz se impuso este martes en la llegada a Frascati, cerca…

enProfesionales porEl Universo
13 May
2019

Gaviria completa una 'manita' en el Giro de Italia

Fernando Gaviria se ha caracterizado por ser uno de los mejores embaladores del ciclismo a…

enProfesionales porMarca
Mayo 14, 2019

La selección Gipuzkoana disputará el Tour de Gironde

La Selección de Guipúzcoana Junior de ciclismo disputara en Burdeos…

El reto de Beñat Intxausti

Un futuro mejor y la idea de crecer juntos han unido a Beñat Intxausti, que quiere volver a ser el ciclista que fue hasta que una mononucleosis con malas pulgas se le cruzó hace un par de años y no se olvidó de él durante demasiado tiempo, y al Euskadi-Murias, el equipo que desea seguir ampliando horizontes. La senda del ciclista vizcaino y del conjunto vasco confluirán el próximo año después de sellar con una apretón de manos un 2019 compartido. “Ellos han confiado en mí y yo he visto que es un proyecto que está creciendo, un proyecto serio y de país con muchas bases asentadas”, indicó Beñat Intxausti, apaleado por una mononucleosis y varias recaídas mientras permaneció en el Sky, donde su ciclismo quedó opacado por una dolencia que cuelga del retrovisor de los malos recuerdos. La enfermedad le encogió. Intxausti se eleva ahora y mira al horizonte para regresar al pasado, al corredor que fue capaz de conquistar dos etapas del Giro de Italia. “Quiero disfrutar de la bici y volver a ser el tipo de corredor que era”, aseguró el muxikarra después de una etapa complicada que le enclaustró en la inactividad. A Intxausti le ovilló un calvario.

El ciclista apenas si pudo ejercer en sus tres campañas en el Sky. Comenzó con muy buenas sensaciones en 2016, cuando aterrizó en la estructura británica procedente del Movistar donde corrió cinco años y venció dos etapas del Giro de Italia. Vestido con el maillot del Sky fue tercero en la Vuelta a Valencia. Fue su última gran carrera. Después le atacó la dolencia. Le mordió y no le soltó. Compitió en Eslovenia en junio de aquel año y en Polonia, un mes después. Allí cerró la campaña. Un año amargo. Solo pudo acumular 15 días de competición. En 2017 y 2018, Intxausti, peleado con su organismo, no tuvo vuelo. La mononucleosis le dejó sin alas. El vizcaino pasó prácticamente dos cursos en el anonimato, sin huella. Solo corrió tres días el pasado año. Asomó en la Clásica de San Sebastián, pero se vio obligado a abandonar. A finales de campaña corrió en China, pero el organismo no le dejó despegar. Superó la primera etapa del Tour de Guangxi y no finalizó la segunda. En la presente temporada, el muxikarra ha sumado cinco días de competición.

APORTAR EXPERIENCIA

En el Euskadi-Murias Intxausti está decidido a relanzar su carrera, recuperar su mejor versión y reconocerse en el espejo, donde siempre reflejó su clase, difuminada en las tres pasadas campañas por los problemas de salud. “Creo que Murias va a seguir creciendo, y a eso vengo. A ayudar y aportar mi experiencia y llegar lo más alto posible”, indicó Intxausti, sobre su nuevo equipo. El muxikarra quiere seguir creciendo y la formación vasca, que ha completado un curso sensacional, con el triunfo de Óscar Rodríguez en una etapa de la Vuelta como cumbre, es un destino apetecible para Intxausti tras descolgarse del WorldTour. “Cada año suben un peldaño y los corredores han hecho una temporada sensacional con victorias, buenos puestos y protagonismo frente a los mejores del mundo”, apuntó el vizcaino. La incorporación de Intxausti es una celebración para el Euskadi-Murias, según explicó Jon Odriozola, mánager del equipo. “No necesita presentación, es de los mejores corredores vascos. Es un placer contar con él en el equipo y esperamos recuperar a ese Beñat que tanta alegrías ha dado anteriormente”, determinó Odriozola, que considera que la unión de ambos deparará buenas noticias: “Viene del Sky para lograr entre todos, grandes triunfos”. Ser el de antes, el de siempre, es el reto de Intxausti.

@ciclismototal

 

Contacto

Carta al editor