Yates: "Necesitaré dos minutos en la crono con Dumoulin"

-Primero y segundo con usted y Esteban Chaves. ¿Cómo se plantea el Giro el Mitchelton?

-Deseamos ganar la carrera con uno de los dos. Si resulta necesario, nos sacrificaremos en beneficio del otro y del equipo. De momento toca disfrutar de esta situación privilegiada, que nos ha llenado de alegría con dos victorias y estas posiciones en la general.

-¿Con cuánta diferencia se mostraría confiado ante Dumoulin en la contrarreloj?

-Bufff… no lo sé. Quizá dos minutos, algo más. Se tratará de sacar tiempo en cada ocasión que se presente. Serán más de 30 kilómetros, más de 40 minutos de esfuerzo… Ojalá me vaya tan bien como en la crono de Jerusalén (acabó séptimo, a 20 segundos de Tom Dumoulin).

-¿Algún plan diseñado para hacerle daño?

-Las estrategias se discuten en el bus de la escuadra y no salen de ahí. Si las comentáramos, daríamos pistas a los enemigos. La experiencia de la Vuelta de 2016 y del Tour de 2017 me dice que me siento preparado para un desafío de montaña en la segunda y la tercera semanas, aunque nunca he estado en este lugar: defender el liderato en una grande. Simplemente, debo procurar abrir distancias no sólo con Dumoulin, sino con Pinot y Pozzovivo e incluso Froome.

-Usted procede de la pista. ¿En qué ha cambiado para adaptarse a la carretera?

-En muchísimo. Pero, sobre todo, en que peso cinco o seis kilos menos.

-¿Se asemeja a Bradley Wiggins, un británico que también comenzó en el óvalo?

-No lo creo. Él competía en persecución, yo en puntuación. Se desempeñaba de maravilla en las contrarreloj, yo en la montaña. Somos totalmente distintos.

-Explique su positivo por terbutalina de 2016.

-Se trató de un error administrativo al no solicitar el equipo el permiso terapéutico. No hubo ninguna mala práctica.

(Al aceptar la Unión Ciclista Internacional el fallo del entonces Orica por no pedir la exención médica para su asma, se le aplicó una sanción menor de cuatro meses).

-¿De qué manera se aficionó al ciclismo?

-Mi padre era atleta aficionado, disputaba maratones. Se lesionó y se pasó a la bici. Nos llevó a mi hermano Adam y a mí al velódromo, y de ahí surgimos los dos. De niño me encantaba ponerme frente a la televisión y seguir cualquier prueba.

-¿Una pista que ayude a distinguirle de su gemelo?

-A mí me parece muy fácil, quizá para ustedes por la barba o la cicatriz en la barbilla de Adam.

Contacto

Carta al editor