Miguel Indurain: “Aragón es una tierra donde el ciclismo se vive con pasión”

El cinco veces ganador del Tour es historia viva del ciclismo mundial y el próximo 5 de mayo participará en la Sesé Bike Tour, que ha abierto la inscripción.

¿Qué tal anda a sus 54 años?

Hago lo que puedo. Me sigue encantando hacer kilómetros con la bici. Hago mis circuitos y salgo a la carretera. Y espero seguir haciéndolo mientras el cuerpo aguante.

El próximo 5 de mayo disputará la Sesé Bike Tour, que parte de Urrea de Gaén hasta Teruel.

Tengo muchas ganas de participar en la Sesé Bike Tour. Ya me invitaron el año pasado, pero no pude acudir porque tenía compromisos, pero este año lo he organizado con más tiempo y ahí estaré. Además, estoy muy contento porque me acompañarán mi hermano Prudencio y otros amigos.

Recorrerá buena parte del Bajo Aragón: el Bajo Martín, la Sierra de Arcos, el Maestrazgo...

Conozco esas zonas y la Comunidad de mi época de ciclista profesional. Afortunadamente, ahora lo haré sin tantas exigencias y podré disfrutar de ese paisaje. Es un terreno duro pero muy atractivo para andar en bici. Le recomiendo a los aficionados que se inscriban (http://sesebiketour.com).

La perspectiva debe ser muy diferente respecto a cuando era ciclista profesional.

Ahora salir en bicicleta es para mí un poco de relax y de turismo, aunque siempre tienes que ir atento a la bici y no puedes despistarte porque cualquier bache o cualquier piedra te pueden dar un susto en el momento menos esperado.

Además, la Sesé Bike Tour tiene un carácter solidario.

Esa es la guinda. Este tipo de marchas, como la Sesé Bike Tour, se hacen para disfrutar de nuestro deporte... pero si encima puedes ayudar a una causa o a un colectivo, pues mucho mejor. En este caso, ayudar a la lucha contra el cáncer a través de Aspanoa y de la Asociación Española de lucha contra el Cáncer (AECC) es un orgullo y estoy encantado de colaborar.

¿Cómo valora la resurrección de la Vuelta Aragón?

Fue una gran noticia que la Vuelta Aragón se recuperara el año pasado y que vuelva a disputarse en el presente. El ciclismo ha sufrido muy fuertemente la crisis económica, que se tradujo en la disminución de la publicidad. Se perdieron equipos y también diversas pruebas muy asentadas en el calendario, como la Vuelta Aragón. Poquito a poco van resurgiendo. En mi época la Vuelta Aragón era una de las importantes en el calendario nacional y es bonito que, con esfuerzo y con ganas, vuelva a salir adelante.

Más recientemente también ha sido notoria su presencia en la Quebrantahuesos.

La Quebrantahuesos me encanta. Es una gran fiesta del ciclismo. Es dura y exigente, pero en esa época del año ya se pueden hacer muchos kilómetros. Nos juntamos muchos excorredores, gente del mundo de la bici... Recordamos anécdotas y viejas batallitas. Es un fin de semana maravilloso: desde el día antes, con la presentación y la cena, hasta la propia marcha.

Debe tener la agenda repleta de marchas y compromisos.

Los fines de semana suelo tener varios eventos de publicidad, pero marchas cicloturistas hago solo cinco o seis al año. Me invitan a muchas, pero no doy abasto e intento repartirlo.

¿Cómo vive el cariño de la gente? Pasan los años y sigue siendo un ídolo muy querido.

Sobre todo la gente de mi época, que recuerda muy intensamente aquellos años. Les gusta hablar conmigo, recordarme tal etapa del Tour o hacerse una fotografía. También es muy bonito cuando les hablan a sus hijos o a sus nietos de mis éxitos. Les atiendo muy gustosamente porque ves en su cara cuánto disfrutaron con aquellos maravillosos años de Tours...

El pelotón cuenta en sus filas con cuatro representantes aragoneses: Jorge Arcas, Jaime Castrillo, Fernando Barceló y Sergio Samitier. ¿Les ve futuro?

Aragón siempre ha sido una buena tierra de ciclistas. Es un lugar donde el ciclismo se vive con mucha pasión, y eso ahora se traduce en estos cuatro ejemplos. Son gente joven, que vienen tirando fuerte y están en buenos equipos. Tienen que ir progresando y aprendiendo la profesión. Apuntan muy bien desde pequeños y pueden llegar lejos.

Contacto

Carta al editor