1 de cada 4 españoles ya tiene una bici eléctrica

1 de cada 4 españoles ya tiene una bici eléctrica
17 Jul
2020

La revolución de la bicicleta eléctrica ha cobrado impulso en los últimos años, y lo que antes era un espectáculo poco común en las carreteras y las vías de ciclismo de Europa se está haciendo cada vez más habitual, a medida que cambian las actitudes y el pensamiento sobre la bicicleta eléctrica. Especialmente porque el año 2020 ha demostrado que los europeos se están adaptando al mayor cambio en su vida cotidiana en generaciones, a medida que el mundo se enfrenta a la pandemia de la COVID-19.

Un nuevo informe europeo con una muestra de más de 13.000 personas de 11 países diferentes para SHIMANO STEPS indica que una cuarta parte de los europeos (24%) ya poseen una bicicleta eléctrica o es probable que compren o usen una durante este año, en comparación con el año pasado. En España el número es similar, equivalente a cerca de uno de cada cuatro (26%).

El informe sobre bicicletas eléctricas SHIMANO STEPS 2020 tiene por objetivo comparar las actitudes hacia las bicicletas eléctricas en los principales países europeos y estudiar qué es lo que está frenando la adopción generalizada, junto con las razones por las que la gente se inclina por las bicicletas eléctricas para los desplazamientos, el ocio y el transporte.

Por ejemplo, en el Reino Unido es donde menos gente dice que tiene intención de comprar o usar una bicicleta eléctrica este año, con sólo un 7%, mientras que casi uno de cada tres (30%) en Italia dice que lo haría. En España, la cifra global se sitúa en el 21% y hay señales prometedoras en el área mediterránea: la gente de esa zona es más probable que use o compre una que en cualquier otra región.

¿Por qué comprar una bici eléctrica?

Más de 1000 personas fueron encuestadas en toda España y cuando se les preguntó el motivo más relevante que los animaría a comprar una bicicleta eléctrica este año, la mayoría (33%) afirma que sería mejorar su salud física (33%), ahorrar tiempo en los desplazamientos (30%) y aumentar la distancia o el desnivel que actualmente podrían recorrer con su bicicleta normal (30%). Destaca, también, que dos quintas partes (41%) de los adultos de entre 35 y 44 años dicen que usarían una bicicleta eléctrica para ahorrar tiempo en sus desplazamientos diarios y un 47% de los mayores de 55 lo ven como una buena opción para mejorar su salud física.

Junto a las razones de salud, también hay un creciente reconocimiento de las razones medioambientales para usar una bici eléctrica. El 27% de los encuestados en España dicen que se plantearían comprar una bici eléctrica porque están preocupados por el impacto medioambiental de sus desplazamientos. Esta cifra es la más alta de todos los países encuestados en Europa.

Además de la salud física, los españoles también reconocen los beneficios para la salud mental de montar en bicicleta, ya que uno de cada cinco (22%) afirma que sería una de las principales razones para usar o comprar una bicicleta eléctrica este año. También, cuando se les pregunta por el principal objetivo de tener una bici eléctrica, la mayoría (51%) afirma que la utilizaría para viajes y desplazamientos al trabajo, (de nuevo el mayor porcentaje de toda Europa) insinuando que el atractivo de una bici eléctrica no se limita al ocio o al fitness.

Contacto

Carta al editor